Picture of Marcelo López
Marcelo López

Soy asesor y consultor de marcas en temas de branding , estrategias de marca y marketing digital. Con experiencia profesional en países como Perú, Chile, Venezuela, Colombia, Ecuador y Estados unidos .

Concepto de marca: la esencia intangible de tu proyecto

 

Llegó el momento de dejar los tecnicismos a un lado y empezar a tratar aspectos mucho más abstractos. Esto no quiere decir que el apartado técnico no tenga importancia, pues todo lo que hagas en tu proyecto suma de forma positiva en la materialización de tus metas. 

 

Sin embargo, explicar el significado de concepto de marca conlleva mucho más que leer una definición textual.

 

Todos nosotros, ya sea de forma superficial o de manera profunda, sabemos lo que significa el concepto de una marca. Es por eso que es común escuchar frases como: “mira el concepto que esta marca comunica”, lo cual es básicamente un sinónimo para expresar que una persona se siente identificada con un mensaje específico.

 

Y es que para dejar claro lo que es el concepto de marca, tenemos que salir un poco de la “caja”. El concepto de marca es la idea general detrás de un proyecto, una idea intangible y subjetiva que depende mucho de la percepción que tu público tenga hacia tu marca. 

 

Puede que hayas idealizado el concepto de tu marca mucho antes de empezar tu proyecto, pero al final del día, son tus clientes quienes van a internalizar y dar vida a lo que tu marca representa. Es decir, eres el creador del concepto, el arquitecto del mensaje de tu empresa o servicio, pero es el veredicto final será lo que se produzca en la mente de tus prospectos.

 

Y no es posible implantar una idea precisa en la mente de todas las personas… ¿O sí?

 

El concepto de tu marca es la raíz de tu idea

 

Imagina tu marca como un pequeño árbol que algún día va a ser más alto que la mayoría de los edificios de tu ciudad. Para que ese día llegue, primero debes darle ciertos cuidados especiales y hacer las cosas lo mejor posible, pero todo empieza desde la raíz. El concepto es la raíz de tu marca. Sin concepto, no hay nada. Solo hay un espacio vacío. 

 

Es imposible dejar a un lado la subjetividad cuando hablamos de concepto de marca. La utilidad y la rentabilidad de tu negocio está muy ligada a lo que tus servicios o productos representan. Para poder representar algo debes saber de forma interna tu cultura, tus ideas, tus creencias, tu nivel de comunicación y mucho, mucho más.

 

Sí, no es sencillo inyectar a tu marca un concepto adecuado, pero si lo logras, entonces tendrás la base de tu árbol lista para crecer sin parar. Obviamente no todo termina aquí, el camino seguirá siendo largo y difícil de recorrer, pero los frutos que vas a cosechar harán que todo valga la pena.

 

La mejor forma de entender el concepto de una marca es a través de ejemplos

 

Ha quedado claro que sin tener un buen concepto de marca, no es posible crear una identidad que te diferencie del resto. Y es que en un mercado tan globalizado y saturado, parece ser que existen rubros para todo tipo de personas.

 

Esto puede apreciarse mejor si vemos el caso de Nike y de Adidas. Ambas empresas son líderes mundiales en cuanto a indumentaria deportiva se refiere. Han forjado su marca a lo largo de las décadas, lo que ha derivado en el enorme éxito que ya conocemos.

 

Pero, en términos bastante generales, ambas marcas venden lo mismo. Entonces, ¿por qué algunas personas prefieren Adidas y por qué otras personas prefieren Nike? Este fenómeno puede explicarse gracias al concepto de marca detrás de ellas.

 

Adidas tiene un enfoque de trabajo en equipo y perseverancia grupal, mientras que Nike transmite un mensaje más individualista de trabajo duro para alcanzar lo que realmente quieres a través de tus propios méritos.

 

La clave para diferenciarlas es el mensaje que comunican a través de su identidad. Lo mismo sucede con marcas de automóviles como Mercedes Benz y Jeep. La primera se comunica en torno al lujo, al confort, a la máxima calidad. En cambio, Jeep apela más al lado aventurero y explorador de su público. 

 

La diferencia de precios entre las marcas de los ejemplos anteriores no es tan abismal. Por supuesto, existen modelos de Mercedes Benz que quizás cuesten mucho más dinero que algunos modelos de Jeep, y lo mismo sucede entre Nike y Adidas.

 

No obstante, si extrapolamos los productos y servicios que estas marcas ofrecen, podemos decir que son parecidos. ¿Cuál es la diferencia fundamental entre ellas? Es el concepto detrás de su marca.

 

¿Cómo creo el concepto de mi proyecto?

 

No existe un procedimiento teórico que pueda seguirse al pie de la letra para crear un concepto de la nada. Como mencioné anteriormente, esto es un proceso intangible que no ofrece métricas exactas que se puedan cuantificar.

 

Pero para poder sentar las bases de tu marca, es fundamental que te hagas tres preguntas.

 

¿Quién soy como empresa? Se trata de encontrar tu identidad en este mundo, de identificar correctamente todo lo que quieres llegar a representar.

 

¿Cuál es mi propósito? El problema de algunas empresas es que, muchas veces, se motivan únicamente por el dinero. Esto, eventualmente, puede derivar (de cierto modo) en el fracaso de la misma para encontrar un concepto de marca con el que el público pueda relacionarse. Debes ir un paso más allá y encontrar las motivaciones correctas.

 

¿Qué me hace único? El mercado es cada vez más competitivo y es imposible negar que se está saturando con mucha rapidez. Entonces, ¿qué es lo que realmente puedo ofrecer que sea diferente al resto?

 

Pongo como ejemplo personal a The Publisher Lab. Trabajé durante años con muchas agencias que, al final del día, lo que hacían era revelar problemas para posteriormente vender la solución. 

 

Los clientes iban a ellas con la intención de mejorar un área y terminaban con una larga lista de problemas que ni siquiera sabían que tenían o que no comprenden del todo. En este escenario, la agencia siempre salía victoriosa.

 

Mi motivación, mi identidad, me llevó a crear The Publisher Lab. El propósito de mi marca es aportar al cliente lo que realmente necesita a través de algo que muchas agencias no proporcionan: la verdad.

 

Fue entonces cuando decidí mezclar mi propuesta de valor con mis gustos personales. “The Punisher” es un personaje del Universo Marvel que se encarga de traer justicia. Fue entonces cuando me convertí en The Publisher: soy el héroe de tu marca, un profesional listo para traer justicia, honestidad y resultados a tus proyectos.

 

He aquí mi concepto. Un concepto que, al ser ejecutado, le da forma y vida a mi marca. 

 

Enamórate de tu proyecto, deja los tecnicismos a un lado por un momento y encuentra una forma de transmitir lo que te apasiona para luego materializarlo. Recuerda que vale más “un gramo de hacer” que “un kilo de decir”. 

 

Si quieres aprender más sobre el concepto de marca, te invito a escuchar el episodio 4 del podcast Marcapasos

 

Si te gustó el artículo compártelo en tu red social favorita