Picture of Marcelo López
Marcelo López

Soy asesor y consultor de marcas en temas de branding , estrategias de marca y marketing digital. Con experiencia profesional en países como Perú, Chile, Venezuela, Colombia, Ecuador y Estados unidos .

El contenido domina el vasto reino del marketing digital

 

Cuando navegamos  por las aguas digitales, debemos tener en cuenta muchos aspectos que ya hemos tratado anteriormente. Las estrategias son importantes, la experiencia de usuario es vital, el canal de ventas es crucial para expresarnos y la ley de honor rige el aspecto humano de los proyectos. Pero nada de esto servirá como esperamos si no tenemos en cuenta el pilar indiscutible de toda marca: el contenido.

 

Nuestra presencia en internet está regida por las leyes de un ente todopoderoso que, al final del día, decidirá si ascenderemos al cielo o seremos desterrados al abismo: Google. Google es nuestro jefe. Independientemente si manejamos un e-commerce, un blog, una página en redes sociales o cualquier otro medio digital.

La primera herramienta de un usuario para hacer una búsqueda en internet es mediante el buscador de Google.

 

Esto no es un secreto para nadie, pero incluso así, es muy difícil complacer al Dios Google en todo lo que este exige. La competencia en internet es implacable, hay millones de blogs y páginas webs que pelean ferozmente por las primeras posiciones con el fin de mejorar su visibilidad y como consecuencia, la conversión. De hecho, se estima que para el inicio de la tercera década del siglo XXI existan más de 1.700 millones de páginas web a nivel global. Este número que  es estratosférico. Crece todos los días debido a las facilidades que las plataformas digitales implementan  para atraer cada vez más proyectos a ellas. Pero si es tan difícil posicionarse, ¿cómo lograremos esta tarea titánica?

 

La intención del usuario nos guiará en nuestro camino

 

La creación de contenido se debe hacer basándonos en generar utilidad para el usuario final. El objetivo principal de Google es poder aportar exactamente lo que una persona quiere con el simple hecho de hacer una búsqueda. Para lograr esto, Google se basa en un algoritmo bastante complejo que se perfecciona con los años mediante actualizaciones automáticas y profundos análisis. 

 

El posicionamiento web en buscadores ha cambiado mucho desde los primeros años del nuevo milenio. Google ahora es una entidad viva que tiene en cuenta decenas de parámetros antes de decidir colocar a una web en la primera página de resultados. Pero de todos los parámetros que existen, el contenido útil es el que predomina.

 

Si enfocamos nuestras energías en crear algo que de verdad represente un beneficio real a nuestro público objetivo, el crecimiento orgánico de nuestro proyecto se producirá sí o sí.

 

 Marketing de contenidos: Combustible orgánico para las marcas 

 

Todas las búsquedas en Google son esencialmente una pregunta, incluso si no están formuladas de esta manera. Responder correctamente la duda que una persona genera es el santo grial que debemos aspirar conseguir. El marketing de contenidos se refiere a atraer personas a tu proyecto mediante la creación de propuestas valiosas sin intromisión económica aparente.

 

Esta estrategia crea fidelización, interacción con tu proyecto y visibilidad. Por ejemplo, la reconocida marca de cámaras GoPro ha creado un canal de YouTube donde enseña constantemente a encontrar la mejor toma con el objetivo de lograr fotografías maravillosas. Lo mismo sucede en su página web, donde ofrecen artículos completos que dan tips para adquirir un nivel extra de conocimientos en las artes audiovisuales.

 

En este caso, GoPro no está vendiendo nada directamente, pero en el momento que las personas sienten que el contenido de la marca de verdad aporta algo fuera de lo común, es muy probable que estos decidan en algún momento comprar una de estas cámaras.

 

No importa el tipo de proyecto que tengamos ni la clase de marca que queramos ser, el contenido original nos diferenciará del resto y nos ayudarán a alcanzar algo que no se puede pagar: el posicionamiento orgánico, real y auténtico que encanta a los ojos de Google.

 

 

 

Si te gustó el artículo compártelo en tu red social favorita