Picture of Marcelo López
Marcelo López

Soy asesor y consultor de marcas en temas de branding , estrategias de marca y marketing digital. Con experiencia profesional en países como Perú, Chile, Venezuela, Colombia, Ecuador y Estados unidos .

La selección de color en el proceso creativo de una marca

 

Cuando estamos a punto de crear una nueva marca, pensamos en cientos de cosas que creemos tendrán un impacto gigante en la percepción de la misma. Una de estas cosas es la selección de color, una actividad fundamentada en elegir la paleta de colores con la cual tu marca se va a identificar.

Está claro que crear una propuesta relacionable es una de las principales prioridades al momento de iniciar un proyecto, lo que deriva en la necesidad de implementar colores que, de una manera u otra, puedan crear esa asociación inmediata entre tu marca y tu público. 

De hecho, la selección de color no es más que una forma de transmitir la esencia de lo que somos, pero de una forma más visual y primitiva. 

La conceptualización gráfica de nuestra marca nace de la premisa de comunicarnos de forma efectiva. Precisamente esto es lo que motiva a los emprendedores a contar con una paleta de colores acorde a su empresa o proyecto.

Pero en un mundo lleno de cientos de miles de negocios y de millones de clientes potenciales, ¿qué es realmente un “color adecuado”? El popular  refrán que dice “entre gustos y colores” cobra más relevancia que nunca cuando hablamos de selección de color.

 

 

La importancia real de la selección de color

 

En el marketing actual es indispensable lograr aportar una propuesta de valor real. Dicha propuesta se debe relacionar con la identidad de una marca. Es exactamente esto por lo cual la selección de los colores es importante: va ligada, directamente, a la personalidad que tu marca tenga.

Sin embargo, basado en mi experiencia, estoy seguro de que ser absolutista en este tema no es necesario. El logo y los colores de una marca no son determinantes para el éxito de la misma. 

Existen cientos de otros parámetros con mucha más relevancia, lo que hace imposible que una marca pueda lograr materializar sus objetivos únicamente por la paleta de colores que ha escogido.

En definitiva, la selección de colores es un tema bastante subjetivo que va a depender mucho de lo que quieras transmitir, pero también debes tomar en cuenta a qué clase de público te quieres dirigir.

 

 

Usa una paleta de colores que esté en consonancia con tus ideas

 

La psicología detrás de la selección de color parece estar totalmente estandarizada

Esto sucede de forma consciente o inconsciente en la mente de las personas. Por ejemplo, el blanco suele asociarse con pureza y bondad (hospitales, médicos), el amarillo con alegría y energía, el rojo con la pasión y el peligro; y el azul con un espectro de productos masculinos.

Imagina ver una iglesia católica cuya palea de colores sea gótica. Inevitablemente, dicha selección de colores nos va a causar disonancia visual. No obstante, este tipo de escenarios no sucede en todos los casos.

Puede que a un grupo segmentado de tu audiencia no le guste el color naranja que tu marca tiene. Pero si la propuesta de valor, la identidad de marca y tu capacidad para resolver sus problemas es real, entonces los colores no serán un impedimento para ser su opción número uno.

Aun así, no es ideal separarse mucho de las decisiones lógicas en la elección de una paleta de colores. Recuerda que la subjetividad siempre va a estar presente, por eso, exaltar la identidad de tu marca requiere mucho más que elegir los colores que utilizarás.

 

 

Si quieres saber más sobre este tema, puedes escuchar el episodio del podcast Marcapasos

Si te gustó el artículo compártelo en tu red social favorita