Picture of Marcelo López
Marcelo López

Soy asesor y consultor de marcas en temas de branding , estrategias de marca y marketing digital. Con experiencia profesional en países como Perú, Chile, Venezuela, Colombia, Ecuador y Estados unidos .

La tipografía y su impacto en la percepción de tu marca

 

La publicidad no sería lo mismo si todas las letras tuviesen el mismo diseño. La tipografía es una de esas cosas que, sin querer, a veces pasan por debajo de la mesa en algunos proyectos. Dejar a un lado la inmensa importancia de la tipografía puede resultar contraproducente para ti. 

Tu marca necesita valor y ese valor se va creando poco a poco con pequeñas acciones que, a veces sin saberlo, suman aspectos positivos en el camino para materializar nuestros objetivos. Más allá de la definición clásica de este término, la tipografía juega un papel fundamental en la experiencia del usuario

Está demostrado que un texto puede cambiar drásticamente su tono si está escrito con un tipo de letra específico. Es por eso que ahora las marcas se centran mucho más en el estilo de letra usado para transmitir un mensaje en específico. 

Se trata de mejorar la UX y usar los elementos a tu favor para poder hacer llegar el mensaje que realmente quieres comunicar.

 

La tipografía en una marca es una herramienta invaluable

 

Lo curioso de las herramientas (como concepto general) es que dependen mucho de la intención de la persona que las utiliza. Lo mismo pasa con las tipografías: usar un estilo de letra que no vaya en consonancia con el mensaje escrito es, sin duda alguna, poco atractivo para el usuario. 

El tipo de fuente que utilices le habla, de forma consciente o inconsciente, a tus usuarios sobre lo que tu marca representa. Por ejemplo, no vas a conseguir en un paquete de golosinas la misma tipografía que en un anuncio sobre seguros de vida. 

De seguro has creado en tu cabeza una imagen bastante acertada de cómo serían las tipografías previamente mencionadas. Esto no es casualidad. Todo se trata de percepción, una percepción que ha sido moldeada desde hace varios años y que cada vez va a seguir cobrando más y más relevancia.

Podemos identificar tipos de tipografías que, de cierta forma, se adaptan al tipo de empresa al que pertenecen. No obstante, esto ha mutado mucho a través de los años. 

Por ejemplo, los bancos solían usar letras gruesas, cuadradas, pesadas. Ahora, el cambio de estilo tipográfico que han experimentado ha hecho que instituciones como el Banco de Crédito del Perú, adopten una tipografía más amigable y menos tétrica. 

Pero esto no siempre aplica de la misma forma. De hecho, no es lo mismo elegir un tipo de letra para un logo, un artículo o para un flyer. Si estás escribiendo un artículo web, lo mejor es usar un tipo de letra fresca y fácil de leer. 

Hacer una nota de prensa es una actividad que consiste en transmitir al usuario, de forma precisa, una noticia o una idea informativa. Realizar una valla publicitaria tiene el objetivo de llamar la atención de las personas, así como crear un logotipo busca establecer una relación característica entre un proyecto y una imagen. 

En cambio, al momento de crear un anuncio en un post, lo mejor es emplear un tipo de tipografía lo suficientemente atractiva para captar la atención del usuario. Empezamos a notar distintos objetivos donde las opciones de aplicación de la tipografía son cada vez más específicas. Es aquí donde las características de uso de los distintos tipos de tipografías cobran mucha relevancia. 

 

 

Diferencias funcionales en los tipos de letras usados

 

De cierto modo, cada tipografía tiene un objetivo esencial que debe redirigirse para poder transmitir lo que queremos. Esto quiere decir que podemos canalizar nuestro mensaje siempre y cuando hagamos uso correcto del tipo adecuado de letra.

Es muy obvio que la tipografía a emplear debe ir de la mano con la personalidad de nuestra marca, pero esto no es una norma que deba ser siempre verdadera. Anteriormente, di algunos ejemplos de cómo el tipo de letra usado puede generar sentimientos distintos en la audiencia.


Pero, ¿por qué sucede esto?

 

Básicamente, la construcción social alrededor de la tipografía está tan arraigada que incluso de manera subliminal podemos saber qué quiere decir la marca solo con ver la tipografía empleada.

Por supuesto, un consejo bastante bueno es siempre optar por lo sencillo, por lo atemporal, por lo auténtico. 

Precisamente por eso es que, basados en nuestro objetivo de comunicación, debemos elegir una tipografía adecuada al mensaje que se quiere transmitir. Esto sucede porque, en esencia, la tipografía es un recurso. Y como todo recurso, debemos ahondar en la variedad de opciones que existen para hacer disposición de ellas según cada ocasión y cada objetivo. 

De hecho, las características de uso de la tipografía van muy de la mano con la connotación del proyecto al que le estamos dando vida.

Hoy en día, no es imposible dejar a un lado el aspecto funcional de las tipografías, sobre todo cuando la capacidad de respuesta en los canales digitales tiene un rol tan importante. 

Gigantes de la industria, como Apple, Microsoft y Google, han entendido la importancia de la responsividad en la tipografía, lo cual los ha llevado a crear fuentes variables donde la legibilidad, los tamaños y el estilo pueda ser cambiado de acuerdo a las necesidades de un proyecto.

 

La jerarquía visual tiene un rol importante en tu proyecto

 

El tipo de letra que utilices va a ser clave en la importancia que quieras dar a tus ideas. En términos generales, podemos dividir a los distintos tipos de tipografías en Serif, consideradas fuentes para páginas con grandes cantidades de texto; y en Sans-serif, destinadas a ser usadas en las frases cortas. 

Entre los ejemplos de fuentes Serif tenemos a la famosa Times New Roman, y en el caso de las Sans-serif encontramos la Arial. La primera representa serenidad y firmeza, mientras que la segunda evoca sentimientos de limpieza, modernidad y seguridad.

Sin embargo, esto no se detiene aquí. El color del texto, el tamaño que uses y la distancia entre las letras son cosas que no debes nunca olvidar. 

Sí, no es sencillo obtener la tipografía adecuada para tu proyecto, pero existen muchas herramientas que te pueden ayudar en esta tarea, como Google Fonts y Dafont, por ejemplo. 

Google Fonts

Dafont

Envato Market

 

El objetivo final es poder brindar un mensaje con transparencia, donde otros aspectos también tengan su cuota de influencia sobre la interfaz final creada específicamente para el usuario. 

Eres el dueño de tu marca, el artista destinado a pintar un lienzo en blanco donde tu obra quedará plasmada. Por eso, como todo buen artista, es indispensable prestar atención a los detalles. Y es que la tipografía en una marca, más que un simple detalle, es la vanguardia del mensaje que deseas transmitir.

Si quieres saber más sobre este tema, puedes escuchar el episodio 13 del podcast Marcapasos

 

Si te gustó el artículo compártelo en tu red social favorita