Picture of Marcelo López
Marcelo López

Soy asesor y consultor de marcas en temas de branding , estrategias de marca y marketing digital. Con experiencia profesional en países como Perú, Chile, Venezuela, Colombia, Ecuador y Estados unidos .

Diseño UX como filosofía de vida.

 

Los negocios digitales son como la vida misma. Estamos en una búsqueda constante de alternativas que nos proporcionen la mejor relación entre utilidad y beneficios. Querer hacer un proceso complicado con el objetivo de que se perciba como “elegante” es un error habitual que muchas marcas cometen. 

 

El pilar de todo proyecto es nuestro cliente, nuestro consumidor, nuestro usuario. Por eso, el diseño UX, que significa experiencia de usuario (User Experience, por sus siglas en inglés) debe representar los cimientos primordiales de nuestra marca, sin importar el proyecto que queramos llevar a cabo. Aplicar un diseño enfocado a la experiencia de usuario se refiere a comprender todos los aspectos referentes a la interacción con nuestro usuario, enfocados siempre en ofrecer procesos intuitivos que permitan un correcto desenvolvimiento para lograr un objetivo final.

 

 

 

Hay que pensar en el viaje, trayecto y destino.

 

¿De qué sirve crear un proceso sin pensar en el usuario? Desde cualquier punto de vista, eso no tiene sentido alguno. No solo basta una buena imagen, un branding impecable o una estrategia digital bien planteada. Si no se toma en consideración el diseño UX, nuestro producto final podría terminar sumergido en un mar de dudas donde muchos proyectos van a terminar de morir. Esto puede pasar independientemente de si manejamos una página web, aplicación móvil,  packaging y más. No debemos nunca bajar la guardia y poner a nuestro cliente como segunda opción. No es suficiente contar con una paleta de colores atractivas o gráficos con convocatoria visual, pues si el uso de tu aplicación, página web o tienda online no es intuitivo, no tendrá sentido alguno para los usuarios continuar en él. 

 

Es cierto que nuestros clientes ya no son ajenos al mundo digital. La gran mayoría de los servicios y productos pueden adquirirse fácilmente a través de plataformas de entrega a domicilio bastante conocidas como Rappi y UberEats, y, precisamente, la palabra clave es “fácilmente”

 

 

Si estas aplicaciones fueran complicadas de usar, ni siquiera estaría entre la palestra de opciones a elegir por los consumidores. Sin embargo, por más acostumbrados que nuestros clientes estén a las alternativas digitales, el diseño UX debe trabajarse en función de poder ser usado intuitivamente por personas que no tengan familiaridad alguna con este ámbito. 

 

Digitalización inminente: una curva ascendente infinita que no se va a detener.

 

No es secreto para nadie que los eventos acontecidos a nivel global en la primera mitad de 2020 cambiaron  la manera en la que nos comportamos como sociedad. La pandemia del COVID-19 reveló las debilidades que muchas marcas grandes y pequeñas tienen con respecto a la funcionalidad de sus sistemas. 

 

Esto ha servido para catapultar el uso de plataformas que ofrezcan un mejor diseño UX, enfocado siempre en la usabilidad, accesibilidad y capacidad de interacción.

El primer paso para aceptar la nueva realidad que la humanidad vivirá es entender que aunque no se puedan replicar todas las cualidades (positivas o negativas) de los medios tradicionales, se debe hacer el mayor esfuerzo posible para darle libertad a nuestro usuario final de escoger lo que desea adquirir, de la forma que él quiera y cuando él lo decida, sin trabas ni pasos innecesarios.

 

El mejor ejercicio para comprender si estamos ofreciendo un diseño UX acorde a lo que queremos proveer es ponernos en los zapatos de los clientes. La empatía será clave para entender si la funcionalidad de nuestro proyecto es la correcta, y revelará las fallas que existan para corregirlas y mejorarlas. 

 

Empresas como GoogleFacebook   aprovecharon esta época para mejorar y rediseñar sus interfaces, ¿Por qué tú no?.

 

 

Las opciones digitales pasarán de ser alternativas a ser la prioridad entre los consumidores a lo largo de todo el planeta. Quedará de nuestra parte adaptar nuestras marcas a los entornos digitales con los parámetros del diseño UX, o no adaptarnos y ver como la marca pasa de moda como Nokia o Blackberry.

Si te gustó el artículo compártelo en tu red social favorita